Noticias

Ariel Paolorossi, jefe del fútbol joven de Colo Colo: «Los chicos tienen que amar este deporte»

Ariel Paolorossi, jefe del fútbol joven de Colo Colo.

Cuando llegó a San Felipe en 2006, preguntó si había algún chico que jugara más que los que ya estaban en el fútbol juvenil. Le dijeron que sí, que había uno con muchas condiciones. Lo fue a buscar al trabajo, un lugar relacionado con la producción de paltas. El joven estaba cansado del fútbol y sus promesas. Aun así, lo convenció de que fuera a una práctica para poder verlo. No jugó más de 20 minutos y se dio cuenta del potencial que tenía. Al tiempo, tomó las riendas del primer equipo y aquel muchacho no solo se ganó una camiseta de titular, sino que también logró un histórico tercer lugar con la selección chilena en el Mundial de Canadá Sub 20 en 2007.

Lo que pasó con Cristián «Banana» Suárez es una de las alegrías que te da dedicarte a esto, ver a un pibe que tiene potencial y que uno lo pueda ayudar para que se desarrolle en el fútbol”, cuenta el entrenador Ariel Paolorossi (55), hoy jefe del fútbol joven de Colo Colo. Formado en la escuela de Newell’s Old Boys y con paso por la selección argentina Sub 20 y diversos equipos del fútbol argentino, el estratega conversó con Fútbol Joven Chile sobre su trabajo en el Cacique, su pasión por la docencia y del amor que hay que inculcarle a los jóvenes por este deporte.

-¿Su generación tenía un amor por la pelota mayor al que tienen los jóvenes de hoy?

Sin dudas. Es un problema universal. Por eso, el mensaje que intento transmitir a los chicos en todos los clubes a los que he ido es que tengan amor por la pelota y por el club donde están. Que quieran ser futbolistas y tener ese sueño de ponerse una camiseta. A mí nunca me hablaron de lo material, me decían que tenía que querer al fútbol. Nosotros nos acostábamos y nos levantábamos pensando en que queríamos ser jugadores de fútbol.

¿Qué encuentra en la formación que no encuentra en otros apéndices del fútbol?

Me gusta mucho la docencia. Me gusta enseñar y ver a los jugadores. También me gusta acompañar el proceso de los chicos hasta el primer equipo. El fútbol juvenil abarca un montón de áreas: hay que hacer de padre, de sicólogo, hay que salir a buscar jugadores, hay que estar preocupado por la pensión, por los entrenadores. Las labores son más amplias que cuando diriges un plantel profesional.

-¿Su metodología de trabajo es igual en todos los clubes a los que va?

Cada vez que me contratan lo primero que trato de identificar es cuál es el sentimiento genuino que tiene el club y cuál es el jugador para esta camiseta. Sé cómo es la historia de Colo Colo y cómo los hinchas quieren que juegue el equipo. Trato de adaptar mi método a la idiosincrasia del club. No es lo mismo formar un jugador para Colo Colo que para Boca, Argentinos Juniors o Estudiantes de La Plata.

Ariel Paolorossi conversando con Fútbol Joven Chile en la sala de prensa del Estadio Monumental.
Ariel Paolorossi conversando con Fútbol Joven Chile en la sala de prensa del Estadio Monumental.

-¿Cómo se gestó su llegada a Colo Colo?

Me contactó Marcelo Espina. Sabía quién era pero nunca había hablado con él. Me llamó porque me había recomendado gente de Argentina. Tuvimos dos o tres entrevistas y se cerró el proyecto concordando en la importancia de la formación. Le expliqué lo que me gusta del proceso formativo y cuáles son mis formas de trabajar. Las charlas fueron muy amenas.

-¿Qué panorama encontró en las divisiones inferiores?

Encontré un club con todos los elementos dados para hacer un buen trabajo, con buenos futbolistas. También hay cosas que no se estaban haciendo y se pueden mejorar. Por ejemplo se le estaba dando mucha importancia al balón y dejando de lado lo físico. Nosotros creemos que deben ser áreas paralelas.

-¿Qué hace día a día un jefe de fútbol joven?

Llego al Monumental a las 7:45 de la mañana a más tardar y me voy a las 7 de la tarde. Me paso la mayor parte del tiempo posible dentro de la cancha viendo jugadores y planificando con los entrenadores. Además, tengo reuniones con gente de la Casa Alba, charlas con los kinesiólogos, pruebas de jugadores, conversaciones con los jugadores, entre otras cosas. Es estar siempre encima del proyecto todo el día.

Paolorossi dirigió a la selección argentina Sub 20 en el Torneo de Alcudia, España.
Paolorossi dirigió a la selección argentina Sub 20 en el Torneo de Alcudia, España.

-¿Cómo se trabaja el desarrollo humano de los jóvenes?

Es parte de nuestro programa de entrenamiento. Acá hay una persona antes que un jugador de fútbol. Además son adolescentes. Es muy fácil decir que tienen que jugar y estudiar. No es fácil llevarlo de la mano eso. En Chile es más común que se juegue y estudie al mismo tiempo, mientras que en Argentina hay un alto porcentaje de chicos que no estudian cuando se dedican al fútbol.

-¿Todas las series se rigen por una filosofía similar o depende de los jugadores con los que cuenta cada entrenador?

Existe una filosofía similar. Todas las categorías tiene que jugar con línea de 4 pese a que también se tiene que entrenar la línea de 3. Hay una bajada mía hacia los entrenadores que es que los once mejores jugadores que tienen por serie tienen que estar dentro de la cancha. No hay que priorizar el sistema por sobre las cualidades de los jugadores. Mario Salas no nos exige que las inferiores jueguen como el primer equipo, pero igual intentamos hacerlo.

-¿Cómo es la experiencia para los juveniles de entrenar con el primer equipo?

Ese es el final del proceso de formación. Ahí se terminan de formar los futbolistas. Ese es un paso muy importante en este proyecto. La promoción se une a la detección, captación, formación y competencia. Es uno de los pasos más difíciles porque hay chicos que en el fútbol joven andan muy bien, pero que llegan a Primera y no pueden demostrar todas sus capacidades. Por eso hay que estar bien preparados.

Paolorossi tiene como sus maestros a Jorge Griffa y Roberto Puppo, ambos de la escuela rosarina de Newell's.
Paolorossi tiene como sus maestros a Jorge Griffa y Roberto Puppo, ambos de la escuela rosarina de Newell’s.

-El fútbol es un juego donde se convive con el error constantemente, ¿cómo se prepara a los chicos para lidiar con eso?

Ellos tienen que entender que se siempre se van a equivocar. Yo creo que con los mensajes correctos los chicos mejoran. Tienen que vivir, amar, sentir y por sobre todo disfrutar de este deporte.

-¿Cómo se forman y capacitan los entrenadores para dirigir a jóvenes? ¿El entrenador formativo debe ser más docente que entrenador?

Sí. Los que son buenos docentes y entrenadores se van rápido a la Primera. El que está pensando solamente en el entrenamiento es el que primero se quiere ir a la Primera y no tanto en la formación de los chicos. Formar también es preocuparse por las miles de variables que rodean a los jugadores. Pekerman y Tocalli son referentes de esa línea. A veces no sirve de nada ser un gran entrenador si no se intenta enseñar.

-¿Cómo se maneja el tema del mundo digital y las redes sociales en los jóvenes?

Uno no se puede negar contra algo que afecta a todos hoy en día, pero sí tomamos algunos recaudos. Cuando viajamos el chico usa el celular normal. Pero en la cena no, en el almuerzo no, en el desayuno no, en los entrenamientos obviamente no. Después, intentamos hacer charlas para que entiendan las complicaciones que tienen las redes sociales mal usadas. Es parte de la educación del futbolista.

Fotografías: César Lagos Beltrán / Fútbol Joven Chile.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Noticias