La Roja

Gonzalo Collao: “Técnicamente, Claudio Bravo es de los mejores arqueros del mundo”

Gonzalo Collao

Poco a poco comienza a retomarse el fútbol en Europa tras la suspensión total que se vivió a causa del COVID-19. Uno de los chilenos que ya volvió a los entrenamientos es Gonzalo Collao, hoy en el Extremadura de la segunda división española. En entrevista con Fútbol Joven Chile a través de un live de Instagram, el portero nacional señaló que esta pasando la cuarentena solo, aunque se mostró feliz por el retorno de su actividad.

«Primero empezamos con los entrenamientos individuales hace dos semanas. Teníamos cinco minutos de tiempo entre que cada jugador llegaba y se ubicaba en un sector. Estábamos divididos en dos canchas, en las dos mitades. Los porteros tenían su propia zona atrás de las canchas. La semana pasada ya partimos con grupos de diez. Cada portero va con un grupo, somos tres grupos y vamos en tres bloques de 9, 10 y 11 de la mañana», relata sobre la inusual experiencia.

Lo que también ha notado es ansiedad: «El primer día todos querían la pelota y jugar un reducido, pero el míster nos decía que nos calmáramos. Yo en mi cabeza decía ‘míster, es imposible, si lo único que queremos es jugar’, pero no se vio un mayor desgaste. Al final jugar es como andar en bicicleta, no se olvida. Puedes estar un mes parado, pero vas a volver con las mismas ganas e intensidad y técnica que tienen los jugadores de campo. Desde el lunes han pasado pocos días y no se nota que han pasado dos meses».

Sobre su experiencia en el Extremadura, Collao expresa que «ha sido enriquecedor. El mayor cambio que he vivido fue la intensidad, acá hay mucho juego de primera, velocidad mental, porque los tipos son muy rápidos y así se vive el fútbol. El que te vayan a definir y te la toquen al lado o definan a los palos, que es algo muy importante aquí más que la definición fuerte. Pero en lo físico no he sentido mayor cambio».

Su compleja salida de la U

Collao llegó desde Coquimbo Unido a la U a los 14 años. Allí pasó toda su etapa como cadete, destacando el año 2016, cuando con la Sub 19 se coronaron como campeones después de varios años de sequía en la categoría para el cuadro azul.

Sin embargo, pese a destacarse en inferiores, las ocasiones de jugar en el primer equipo fueron escasas y solo disputó dos partidos por Copa Chile desde su debut en 2017 hasta su partida a fines de 2019. «Yo siempre he dicho que en los clubes grandes se tiene mucho miedo al fracaso o al probar cosas nuevas, porque al ser clubes grandes tienen cierto prestigio que cuidar. Por eso hay generalmente muchos jugadores que se van a préstamo y son figuras en otros lugares. Hay que tratar de buscar más ocasiones para que puedan jugar ellos y que no sea solo por obligación de minutaje«, expresó crítico.

En parte por ello, decidió partir del club laico en un traspaso que no estuvo excento de polémica. «Se dio rápido. Se habló mucho de que fue una mala decisión, pero para mí el tiempo dirá si fue errada o no, pero yo siempre me he dedicado a darle para adelante, trabajar, trabajar y trabajar, y tratar de siempre llevar a mi favor todo lo que haga», apunta el arquero.

En cuanto al haber compartido plantel con Johnny Herrera, el guardameta señaló que «Johnny es un arquero tan propio, tan natural, tan único… Es difícil compararme, por un tema físico, yo soy 20 centímetros más alto, pero me fijé en lo mental, el liderazgo, tratar de conversar las cosas, ese tipo de cosas traté de incorporarlas».

El relevo de la generación dorada

La Selección Sub 20 de 2017 dejó gusto a poco: por nombres prometía, pero estuvo lejos de clasificar al Mundial. Collao fue el arquero titular de ese equipo y expresó que «para mí esa selección ha sido de las más importante por la calidad de jugadores que tuvo, la gran mayoría estaba jugando en primera y hoy están consolidados (…) Pero eso mismo fue un arma de doble filo, porque son dos ritmos distintos. En el fútbol joven se vive un ritmo intenso, todos van atrás de la pelota, todos la quieren, en cambio el profesional es más táctico, más de espacios, y puede que eso en el Sudamericano no lo encontramos».

En mayo de 2018 Collao vivió su primer partido con la Selección adulta en un amistoso con Rumania, lo que asegura haber vivido «con mucha tranquilidad, con la calidad de jugadores que había era imposible que me sientiera inseguro. Además de la confianza que te da el cuerpo técnico de decirme ‘Gonza, tranquilo, lo vas a hacer bien, confiamos en ti‘, me sentí tranquilo y seguro en ese partido».

También pudo haber sido parte del Preolímpico Sub 23 disputado este año, pero debido a que no era fecha FIFA, su club no lo cedió y en su lugar jugó Omar Carabalí. «Todos los que vivieron este proceso sabían a lo que iban. Yo creo que están contentos, pero no satisfechos, porque conociéndolos con lo competitivos que son, no lograron el objetivo principal que era clasificar a los Juegos Olímpicos. Me hubiese encantado estar ahí, pero lamentablemente no se pudo», señala al respecto.

Por último, tuvo palabras para Claudio Bravo y Gabriel Arias, con quienes compartió en la última nómina de Reinaldo Rueda. «De Gaby (admiro) la importancia de la velocidad en el arquero. Él está muy bien eso y en lo físico. Y de Claudio la parte técnica, es muy natural en eso. Técnicamente es uno de los mejores arqueros del mundo, y sacando el tema de su pegada, está el cómo tapa también, me preocupo de ver ese tipo de detalles».

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in La Roja